Mi obra surge a partir una constante observación de la naturaleza y el cuestionamiento entre la realidad y la percepción, ambas entendidas como subjetivas y en permanente cambio. Gran parte de nuestro entorno, así como nuestro inconsciente, coinciden en un espacio que no alcanzamos a entender o hacer palpable , sino que vuela en el mundo de las ideas y la imaginación. Utilizo la luz y el color como reveladora del espacio para representar el paisaje, buscando ir mas allá de lo evidente y estático, para percibir el mundo como algo indeterminado, fluido, infinito y muchas veces mágico.

 

En términos formales utilizo distintas técnicas, principalmente el dibujo, la fotografía y la cerámica como métodos representativos y de experimentación. Me interesa sobretodo el trabajo manual que requieren los oficios, el vinculo que se logra con el material al tratarlo directamente con las manos; sus tiempos y procesos. El gesto repetitivo para difuminar el color con pastel seco en los dibujos o el trabajo con el barro en la cerámica, crea una instancia espiritual, casi meditativa que intento plasmar también en el resultado visual.